mascarilla caseraTodos sabemos que la belleza tiene un precio, a veces muy caro, pero tranquila… Si no te alcanza el bolsillo, te ofrecemos unos cuantos trucos caseros de belleza que te harán deslumbrar.

Y es que en otoño, nuestra piel y nuestro pelo pierden su brillo y vitalidad debido al cambio de estación. Con unos sencillos trucos y utilizando productos baratos, naturales y fáciles de encontrar te vamos a enseñar la manera de que tu cutis y tu pelo brillen con luz propia, presta atención.

Paso 1: crea tu propio exfoliante facial
Antes de tratar nuestra piel es muy importante una buena limpieza de cutis, para que los poros absorban las cremas o mascarillas que apliquemos. Cuanto más limpio este el poro, más eficaz resultarán los tratamientos, y no hay nada mejor que una buena exfoliación o peeling para conseguirlo.

Ingredientes:
- Una cucharada de sal
- Una cucharada de miel
- Un chorrito de zumo de limón

Proceso:
Mezcla homogéneamente la cucharada de sal, de miel y el chorro de limón y aplicar con las yemas de los dedos sobre la cara haciendo pequeños masajes circulares, evitando el contorno de los ojos (ya que es una piel extremadamente sensible). Realizar éste proceso durante al menos 5 minutos y aclarar con agua tibia.

¡Listas para absorber todas las propiedades de nuestra fantástica mascarilla!

Paso 2: mascarilla hidratante casera
En otoño la piel se suele desidratar perdiendo brillo y vitalidad, por eso una mascarilla hidratante y nutritiva es la mejor opción.

Ingredientes:
- Medio aguacate
- Una cucharada de miel
- Una yema de huevo

Proceso:
Hacer una pasta con el aguacate, la yema de huevo y la cucharada de miel, intentando conseguir una especie de puré. Aplicar abundantemente por todo el rostro y al igual que el exfoliante intentando evitar el contorno de los ojos. Dejar actuar durante 15 minutos y retirar con agua tibia.

¡Ya tienes tu cutis listo! Y ahora…. ¡sólo queda dar brillo a tu melena!

Paso 3: una mascarilla capilar muy asequible
Tras el verano nuestro pelo suele quedar muy deteriorado, sin brillo y seco, así que después de tantos rayos solares, el otoño es el mejor momento para actuar, y nunca mejor dicho, de raíz. ¡Vamos a por la mascarilla capilar!

Ingredientes:
- Una yema de huevo (como ves, es un producto sumamente versátil e hidratante)
- Una cucharada de aceite de oliva

Proceso:
Como ves, para crear esta mascarilla tan simple y barata y, a la vez eficaz, solo necesitamos productos que siempre están en la cocina. Mezclamos la yema de huevo y el aceite y lo extendemos por todo el pelo, en el caso de que tengas el pelo muy largo o mucha cantidad es preferible poner dos yemas de huevo. Lo dejamos actuar durante aproximadamente media hora y lo aclaramos profundamente, ya que si no nos puede quedar un cabello mate y oleoso.

Si has seguido bien éstos simples pasos, ¡ahora ya estás lista para cualquier Plan!

¿Tu también tienes un tuco o secreto de belleza casero que quieras compartir con nosotros?