Desde hace años estamos acostumbrados a oír que ha nacido una nueva técnica revolucionaria con un nombre impronunciable que luchará contra esos kilos que nos traen por el camino de la amargura. Y bueno, la verdad es que los nuevos tratamientos cada vez  son más eficaces y menos agresivos.

La Intralipoterapia es la última innovación en el campo de la estética liporeductora, una técnica que poco a poco va cobrando importancia en el mundo de la estética.

Pero ¿qué es exactamente?

La intralipoterapia es un método liporeductor combinado que basa su eficacia en el Aqualix®, una solución acuosa con base gelatinosa, y que según indican los  expertos en estética es biocompatible y totalmente reabsorbible por nuestro organismo.

Está indicado para el tratamiento localizado de adipocitos o depósitos localizados de grasa y que son casi imposibles de eliminar como abdomen, caderas, rodillas, brazos, papada, interior de los muslos y pseudoginecomasia.

El tratamiento se lleva a cabo en 2 pasos:

  • Inflitración de Aqualix®: por medio de un solo pinchazo con una aguja subcutánea se reparte el Aqualix®, de forma regular, por la zona a tratar. En unos minutos Aqualix®  facilita el drenaje de los fluidos en la zona tratada y prepara el tejido adiposo para su mejor eliminación.
  • Ultracavitación: la ultracavitación emite sonidos de baja frecuencia en la superficie de la piel. Las células anteriormente destruidas por el Aqualix® liberan la grasa y esta pasa a nuestro flujo sanguíneo, de donde el cuerpo la eliminará por medio de la orina.

Después del tratamiento se recomienda usar una pieza que compresión en la zona tratada y someterse a un drenaje linfático manual (masaje) o mecánico (presoterapia) para aumentar los efectos.

Número de sesiones

El número necesario de sesiones de pende del caso y la persona, normalmente es de unas 3 por zona, con un periodo de 3 se manas entre sesión y sesión.

Este tratamiento siempre debe estar supervisado por personal titulado.
Exige el diploma de acreditación para esta terapia a tu médico.
No es un tratamiento para luchar contra la obesidad o el sobrepeso.

¿Alguno de vosotr@s lo ha probado?